Make your own free website on Tripod.com

SAGUA LA GRANDE

PIRATERIA

SAGUA LA GRANDE
HISTORIA
PREHISTORIA
PIRATERIA
SAGUA COLONIAL
ESCLAVITUD
GUERRA DE INDEPENDENCIA
PERSONAJES
SOCIEDADES
EDUCACION
SALUD
CULTURA
MUSICA
DEPORTES
INDUSTRIAS
PUERTO
INGENIOS
EDIFICACIONES
PARQUES
PUENTES
CASAS
CALLES
INCENDIOS
HURACANES
INUNDACIONES
MONUMENTOS
MOGOTES
UVERO
ESQUIVEL
CAYO CRISTO
SITIECITO

   La historia y la leyenda se confunden un poco cuando se habla de esta época tan activa de Sabaneque.

 

(El tesoro del galeón Santa Lucía capturado por el pirata Cornelio Jol (Pie de Palo) en la antigua jurisdicción de Sagua la Grande, Cuba)

 (Resumen de un enorme archivo en poder del Grupo "Sabaneque"  (Dto Espeleológico-Colección Tintín) después de varios años de trabajo de campo y entrevistas personales)

 En 1626 viajaba tranquilamente una flotilla que llevaría un enorme tesoro al viejo mundo. Sus escalas serían Veracruz y La Habana. Todo había marchado perfectamente hasta el momento, pero justamente al vencer la segunda escala,la situación cambió completamente; el temible pirata holandés Cornelio Jol “Pata de Palo” quien había  apostado  a sus hombres en el tramo comprendido entre Cárdenas e Isabela de Sagua , logró  capturar uno de los galeones  más importantes, el “Santa Lucía” que transportaba !cien mil libras / oro! El  resto  de los barcos logró escapar en todas direcciones”.

  Esto  fue lo registrado por la  historia oficial hasta nuestros  días con respecto a uno de los asaltos piratas más mencionados de los siglos  XVI y XVII, pero en los años cincuentas de nuestro siglo XX llegó a manos de un grupo de investigadores,el diario de navegación del famoso pirata holandés, y de repente el “Tesoro del Santa Lucía” resucitó en la mente de los hombres.

  Según la traducción,se conoció que Jol  enterró el botín en un lugar de la costa norte de la Isla de Cuba, y que nunca pudo regresar a desenterrarlo,ya que por  aquella época era costumbre montar guardia  permanente en las zonas de atracos piratas para  así  evitar el retorno de los  mismos.¿Pero,donde se ocultaron las riquezas que trasportaba la inmensa barcaza?;esto nunca lo supo la  guardia al  servicio de  la corona de España, y después de muerto Cornelio Jol (pocos  años

después de este entierro) solo  sus apuntes quedaron como testigos de un hecho que aún intriga a los más osados detectives arqueológicos.

Uno de los buscadores del tesoro del “Santa Lucía” que más cerca estuvo de la verdad,vive en la actualidad como professor retirado en el pueblo de Rancho Veloz, al  oeste de  Sagua: Juan García Lastre, después de muchos años de búsquedas e  investigaciones, cedió  cansado a  nuestro equipo de exploraciones "Sabaneque" su archivo del caso.

(Notas de Diario)

"Visité al señor García el 18 de noviembre de 1975,este muy atentamente me recibió confesándome que “ya el tesoro de Cornelio Jol no era su secreto, ni su desvelo”, que ansiaba con toda su vida aquel encuentro, y que mi equipo sería el relevo".

   Cuando el diario de navegación de Cornelis Corneliszoon Jol reapareció entre los archivos de historia de La Habana, García  estudiaba  Leyes en dicha  ciudad  y por ser natural de la región norte de Las Villas, lo escogieron como guía de la expedición que se organizaría para la búsqueda del tesoro en cuestión, pero a su ayuda tuvo que recurrir  un  amigo  pescador  de la zona  llamado Lane con el cual pudieron localizar gran parte de los puntos que mencionaban los escritos del pirata.

   Las prospecciones de los años cincuentas resultaron completamente estériles a pesar del alto nivel profesional de aquella empresa,pero al parecer “Pata de Palo” estaba  dispuesto  a sepultar el secreto con su muerte.La ingeniosidad del entierro es indiscutible si se tiene  en  cuenta que ! cien  mil  libras / oro  han desaparecido en un área relativamente pequeña ! La técnica usada en los planos y claves constituyen un verdadero enigma para los descifradores de codices piratas del siglo XX.

   El interesante diario describe cómo fue capturado el galeón y luego conducido rapidamente a las costas de la Isla. El filibustero conocía perfectamente que  de  un  momento a otro llegaría una patrulla costera para custodiar la zona del asalto y no pudiéndose llevar tal cargamento decidió pues hacer un entierro de altura.El Galeón fue introducido en el canal del “Jatal” (cerca de la actual Playa Panchita) y acto seguido descargado por todos los hombres de la tripulación…   

   "Nuestro equipo acampó en dicho canalizo durante los meses de diciembre y enero de los años 1975 y 1976 con el objetivo de continuar las actividades de  aquellos valerosos  científicos pioneros que nos habían pasado la antorcha de la investigación.Poseíamos todos los datos con los que ellos trabajaron e incluso  contábamos  con  muchas de las hipótesis que tanto tiempo les habían consumido,pero carecíamos de los documentos originales tan necesarios en la investigación moderna de tesoros ocultos; por eso pensamos que nuestro estudio no se condujo  por la  vía  que exige la ciencia arqueológica; nuestra actividad tuvo un matiz detectivesco y de aventura, además no contábamos con detectores de metales y otros equipos  electrónicos  que  nos hubieran sido de gran utilidad.

   En la clave del derrotero aparecen solo tres puntos a investigar y un mapa del estero.Los 3 aspectos se nos presentan de forma muy confusa:

-PLANO INVERSO A LA OSA MAYOR

-MIRANDO SOL PONIENTE LAS LOMAS DEL  HORIZONTE

-LO ENTERRARON DIEZ QUE JAMAS HABLARAN

   (Todo esto traducido literalmente del holandés antiguo al inglés y luego al español). En el último punto quizás sea fácil deducir que el pirata se refiere a las personas que mató para que no revelaran el sitio del entierro aunque no debe descartarse un truco o  atimaña  tan común en estos casos. La segunda de las frases tiene cierta concordancia con la realidad pues,mirando hacia el sol poniente (oeste) se pueden divisar  las  loma s llamadas  geograficamente  HORIZONTE  (¿Coincidencia?), y en cuanto al primero de los puntos,mucho puede decirse ya que todas las teorías giran en torno a este aspecto.En el terreno se encontraron  tres  balizas  muy  bien conservadas exactamente en la misma distribución de la señalada en el mapa antiguo y existe la posibilidad de que estas representen  a  las tres  estrellas exteriors de la Osa Mayor en cuyo caso todo el estudio debe centrarse en las  combinaciones  resultantes al invertir el plano de la contelación sobre el terreno.

    Es curioso señalar que este grupo de estrellas se les usa comunmente en Astronomía como “indicadoras” o guías para hallar la norteña Estrella Polar,por lo que no se podría descartar la posibilidad de que el  pirata  las  utilizara  con el mismo  fin  en el complicado plano, y el mismo punto que ocupara la Polar correspondiera al sitio del entierro en el campo.De  esta  forma las localizaciones teóricas del entierro serían menor en números  aumentando  la  probabilidad del  hallazgo.

Pero todas son especulaciones ya que el sitio donde yace el cargamento sepultado por los “diez que jamás hablaran” no se ha hallado aún  a pesar  de los  cientos  de formulas  teóricas que han aparecido en torno al caso.

(A la memoria de nuestro desaparecido  amigo Angelito Gómez va este relato pues fue por él que exactamente el día 17 de noviembre de 1975, en el número  23  de la calle  Colón  en Sagua la Grande, nos enteramos de tan fascinante aventura en la que su amiamigo Lane había participado, y fue con él que nos trasladamos a la Panchita y Rancho Veloz para conocer de cerca a los protagonistas de las primeras investigaciones.

   Queda a opción de los futuros exploradores determinar la veracidad de este curioso evento.

   Nuestra misión fue rescatarlo del olvido y  quien  sabe si,con  mejores  equipos, volvamos alguna vez a la aventura de búsqueda.cien mil  libras / oro esperan por un intrépido investigador…

 

    TESOROS DE SAGUA LA GRANDE
 
     No existe región de Cuba  más rica en  leyendas de  tesoros piratas  que el norte de Las Villas con centro en Sagua La Grande donde se dice que muchos de los viejos bucaneros se  retiraron  para pasar su vejez y  gastar sus fortunas acumuladas de pasadas aventuras marinas.La enorme cantidad de leyendas  regadas por las calles de  Sagua  quizás  prueben esta afirmación y hagan de la Villa del Undoso una localidad cubana con mitología propia.

 

    Cuando se hable de Los Piratas del Caribe  debe  conocerse  que  su centro oculto lo fue el más grande río de la costa norte de Cuba  con  su estratégica  cayería de Sabana y Sabaneque, la cual  alberga  la asombrosa  cifra  de  2 517 cayos  en la ruta a Europa; los  historiadores  fueron  engañados  por los propios filibusteros al señalar otros centros de movimiento y vida de estos salteadores de los mares antillanos  a  los  que  no  les convenía mucha propaganda a este tesoro geográfico  justo  al  borde de la ruta del oro a España. Todos  los  tesoros  de  América  pasaron  por los cayos de Las Villas y muchos  aquí quedaron , pero esto nunca  se  supo porque “les faltó a los investigadores  tomarse  unas  vacaciones  por  LA  VILLA  DEL  UNDOSO”. Desde América hacia España viajaron unos trescientos mil pesos-oro anuales entre 1492 y 1500. Desde el año 1500 hasta 1545 se trasladaron tres millones de pesos-oro anuales. Desde 1545 a 1600 Once millones de pesos-oro anuales. Desde 1600 a 1748  la friolera de 25 millones de pesos-oro anuales; pero a partir de 1748 a 1754 la cifra se situó en 115 440 000 pesos-oro. Según los archivos españoles y cubanos, alrededor de la isla de Cuba existen poco más de 400 galeones hundidos.

 

   Esta "tentación flotante" hizo que por aquí pasaran, el inglés  Francis Drake(“El Azote de Dios”) (1540-1596); el  holandés Cornelio Jol (“Pata de Palo”); el Francés Juan Davis Nau (“El Olonés”); el temible  inglés Sir Henry Morgan (1635-1688); el  cubano Diego Grillo(pirata negro) (1558-1640); el corsario francés Jean Laffite(que en 1821 se retiró en Cayo Cristo);el holandés Laurent Graff (“Lorencillo”) y sucoterráneo Rock Brasiliano,entre otros.

 

   ¿De donde sacaron sus historias Don Pepe Beltrán, Rafael Rasco e innumerables escritores del tema pirata. Don Antonio Miguel Alcover nunca quizo reconocer el origen pirata de Sagua La Grande,pero lo cierto es que la niebla de la leyenda ha quedado flotando en la Villa del Undoso y muchos autores se inspiran en ese “algo” que aquí sucedió; piratas, corsarios, galeones y tesoros son a veces sinónimos de esta interesante región para los autores e investigadores, aunque nunca lo puedan explicar. En la obra del padre de los comics en Norteamérica Will Eisner aparece “Aguila Azul” (Hawks of the Sea),historieta gráfica dominical publicada en “Jumbo Cómics” entre los años 1936 y 1938, en la que se narraba la historia de un pirata que corría de aventura en aventura a través del Mar Caribe con sus fieles amigos “Fluth” y “Sagua” a mediados del siglo XVIII.,siempre rescatando esclavos y luchando contra las injusticias. No sabemos de donde sacó Eisner a este personaje “Sagua”, pero una vez más nos resulta sospechoso. Beltrán,un fiel amigo de Casariego,afirma que “Diego Grillo” vivió su vejez en la zona; Rasco nos narra los últimos días de Jean Laffite en Cayo Cristo,Basail Serpa nos narró hace ya cien años el origen pirata de Cocosolo y así muchas fascinantes narraciones que insisten en recordar un curioso pasado para la vieja provincia de Sabaneque. La historia Nacional siempre nombra los grandes ataques de piratas a Santiago de Cuba,  Puerto Principe, La Habana, etc, pero no se concentran en la enorme cantidad de peticiones de traslados de poblaciones villareñas más hacia el sur debido a las desastrosas incursiones de piratas como es el caso de Remedios, Caibarién, Quemado, Santa Clara, etc.

  

   El tenebroso Olonés tuvo por un tiempo su cuartel general en Cayo Francés y el funesto Henry Morgan lo tuvo en  Cayo Mosquito.

 

   Pero a esta rica tradición marina de tesoros piratas debemos añadir otra terrestre  de botijas repletas de monedas antiguas que escondían nuestros antepasados para garantizar su vejez. No debemos olvidar que el "Hotel Telégrafo" de Sagua La Grande está construído con la fortuna que encontró Don Bernardo de la Torre en una botija repleta de monedas de oro en los terrenos de Amaro.

 

   A continuación una recopilación de “Tintín Collection” durante las exploraciones arqueológicas  del Grupo Espeleológico “Sabaneque” de Sagua La Grande, Cuba desde 1970 hasta el presente.

 

PARA MAS DETALLES VISITAR:  "LOS TESOROS DE SABANEQUE"

 

VISITANTES

copyright Tintin Collection 1998